Wednesday, December 23, 2015

España inmemorial,


Véase artículo de Rafael Sánchez Saus en el Diario de Cádiz

LO siento por algunos, pero me temo que España, otra vez, empieza a estar de moda. Y no me refiero a la Españita del invento autonómico, autopista de duro peaje hacia el no ser, ni a la España alicorta que sólo nos permite suponernos nación dueña de su destino desde las Cortes gaditanas de 1812, sino de aquella otra realidad enraizada en los siglos, capaz de sobrevivir a invasiones, dinastías y constituciones, forjadora de una civilización fértil y originalísima. La España que como medievalista me tropiezo en cada clase por encima del baile de reinos y principados, de proyectos y coyunturas fugaces, de ideas, instituciones y estructuras. No es la ahistórica España eterna pero casi, la nación con más vieja conciencia de serlo de Europa, la que por ello mismo nunca tuvo necesidad de hacer ostentación de su singularidad, ni mucho menos de idolatrarse a sí misma. 


Saturday, December 19, 2015

La Europa del Espíritu


                                         ABC, jueves 17 de diciembre de 2015

Tuesday, December 15, 2015

Pascua de Navidad



Nace el Niño y viene a ser
como si todo cristiano
fuera de nuevo a nacer.

Todo se vuelve a poner
al alcance de la mano.
Cada hombre se siente padre
y madre cada mujer
y, si hay cariño y fortuna,
tendrán un niño en su cuna
y afuera un perro que ladre
en cuanto salga la luna.

Sunday, December 13, 2015

El Fígaro de Cristo


Véase capítulo dedicado a Hans Küng del libro de Alberto Buela La Iglesia, una visión profana.

Casa de Fígaro en Sevilla

Friday, December 04, 2015

Tuesday, December 01, 2015

Friday, November 27, 2015

Hispanofobia e hispanofilia



ABC de Sevilla, jueves 26 de noviembre de 2015

Thursday, November 19, 2015

La talla nacional

El lector memorioso recordará la multitudinaria votación que organizó hace algunos años una cadena de televisión para decidir quién había sido el español más grande de la historia. El vencedor fue el rey Juan Carlos I. Los invitados por la cadena para comentar los resultados de la votación fueron el político José Bono y el literato Antonio Gala, a quienes les pareció escandaloso que Franco hubiese acabado en un puesto bastante alto de la lista. Pero, se mire a la persona de Franco con simpatía, antipatía o indiferencia, se aprecie o no su papel como militar y político, se contemple con agrado, con disgusto o con desinterés el resultado final de la contienda y los hechos del régimen político nacido de ella, lo que parece indudable es que, de todos los españoles del siglo XX, ningún otro fue un exitoso militar, ganó una guerra civil, gobernó su país durante cuarenta años sin demasiada molestia y se despidió de la vida imponiendo como sucesor al español más grande de la historia. No parece mal currículum.

Jesús Laínz JUZGAR A FRANCO (Libertad Digital)

Monday, November 16, 2015

France la Doulce


ABC, lunes 16 de noviembre de 2015

Wednesday, November 11, 2015

En la muerte de André Glucksmann

Véase en Libertad Digital el elogio fúnebre de André Glucksmann por Julia Escobar

Monday, November 09, 2015

Saturday, November 07, 2015

RAIGAMBRE: ANTICOMUNISMO Y RUSOFOBIA



RAIGAMBRE: ANTICOMUNISMO Y RUSOFOBIA: Imagen de kimmish.co.za Por Antonio Moreno Ruiz Historiador y escritor Por una cosa o por otra, Rusia está en el candelero, y pa...


Tuesday, November 03, 2015

Derechos humanos

ABC de Sevilla, martes 3 de noviembre de 2015

Monday, November 02, 2015

Doblete

ABC, Madrid,  domingo 1 de noviembre de 2015
ABC de Sevilla

Friday, October 30, 2015

Batacazo ultramarino


También está la cosa divertida en la ítalohispánica Argentina

Decía un argentino que conocí en Roma que lo que más le gustaba de Italia era la cantidad de apellidos argentinos en el Elenco telefonico.

Tuesday, October 27, 2015

La Sevilla de Laffón


 ABC de Sevilla, martes 27 de octubre de 2015

Sunday, October 25, 2015

El estilo y el hombre


Artículo publicado el Viernes 23 de octubre en El Mundo de Andalucía por el autor del libro que comentamos la víspera en La Revuelta

Friday, October 23, 2015

Vasos comunicantes

Conferencia leída el jueves 22 de octubre en Sevilla, salón La Revuelta con el título de Vasos comunicantes

Véase reseña del acto en XYZ

Tuesday, October 20, 2015

Erasmo


ABC de Sevilla, martes 20 de octubre de 2015

Wednesday, October 14, 2015

Tuesday, October 06, 2015

Monday, October 05, 2015

La estela de Turner y la sombra de Gaya

INMENSA PALUS.MAR MENOR” es la nueva exposición del pintor PEDRO SERNA (Las  Torres de Cotillas/Murcia, 1944) en la galería Bambara. La exposición de acuarelas está dedicada a paisajes del Mar Menor, un pequeño y poético mar interior junto al Mediterráneo, son obras muy especiales del pintor ya que expresan el amor, la belleza y la emoción hacia esa costa tan querida para el.

Sunday, October 04, 2015

Soluciones audaces

ABC de Sevilla, domingo 4 de octubre de 2015

Thursday, September 24, 2015

Thursday, September 17, 2015

Never refuse, never volunteer

      Soluciones audaces

                        (Basta de intelectuales cobardes y de politicos tímidos. Salman Rushdie)


    Hace años, en la presentación de un libro mío en Córdoba en la sede de una  Caja de Ahorros, el director de la entidad, que era un canónigo, cerró el acto cerrando contra mí por la “audacia” con que me había expresado, y un jesuita  défroqué (en su indumentaria por lo menos), antiguo amigo mío, me dijo que él me habría replicado. “Pues para replicarme tendrías antes que revestirte por lo menos de medio pontifical” – le dije siguiéndole la broma.
     Debo reconocer que estas audacias y estas bromas no me han ayudado mucho en mi vida literaria y a ellas se deben las penumbras entre las que me tengo que mover.  De ahí el escaso eco que siempre tuvieron mis comentarios y mis avisos, viniendo como venían más que de las penumbras, de las tinieblas, sobre los usos y los abusos del estado de cosas imperante en lo que aún llamamos modernidad. 
     Conviene que aclare que la busca de la verdad nunca me ofuscó la observación de la realidad ni he incurrido en esa confusión de la realidad  con el deseo que es el pensamiento utópico.  Eso tal vez explique que mi crítica se haya centrado más en los abusos que en los usos del tiempo que me ha tocado vivir.  También se ha centrado en la tierra en la que me ha tocado nacer y que he elegido para vivir y sentirme libre. 
     Yo no sé muy bien si esa decisión mía  se debe al patriotismo. Lo que sé es que el patriotismo fue uno de los valores que se desplomaron así que se cumplieron las “disposiciones sucesorias” y todos nos encarrilamos “por la senda constitucional”.  Tanto fue así que uno de los nuevos “padres de la patria”, de los que pasaron “de la legalidad a la legalidad sin salirse de la legalidad”, avisó con sorna galaica que era de esperar que a España no se le ocurriera a nadie “volver a salvarla”, y eso me alarmó porque era el anuncio de las sirtes borrascosas en que pensaban meterla tirios y troyanos. 
    Han pasado cuarenta años y no puede decirse que ninguno de los Presidentes del Consejo haya dejado de contribuir por activa o por pasiva al actual estado de cosas, al parecer nada halagüeño. Pero lo más curioso es que todos ellos, menos los dos que pasaron a mejor vida y otro más,  que medita entre nubes sobre lo “discutido y discutible”, rivalicen desde el retiro o desde la oposición, en protestas de un patriotismo que no se atrevieron a exaltar cuando ocupaban el Poder.  Es como si imitaran a esos capitanes generales que esperaban para vaciar el saco el momento del cese en el cargo. 
    Apelar a los intelectuales a que intervengan en la política no es cosa que traiga buenos recuerdos en ningún país del universo mundo, máxime si lo que se pretende es que den un paso al frente para sacarle las castañas del fuego a una clase política que no ha sabido ni sabe estar a la altura de las circunstancias.  Ojalá se den por aludidos los “intelectuales orgánicos” del bipartidismo y acudan alla riscossa.
   Los de la “mayoría absoluta” por cierto van camino de perderla y de poco les sirvió apelar al voto del miedo y confiar en la inercia del bipartidismo, ya que, a mi juicio, una parte de sus votantes, entre los que alguna vez me conté, los apoyaba por razones que nada tenían que ver con la economía: en mi caso con la esperanza de acometer en serio la reforma de la enseñanza, la de despolitizar en lo posible el poder judicial, la de cambiar el sistema electoral, la de meter en cintura a las autonomías y la de derogar la infame ley llamada de la “memoria histórica”.   Es más; yo estoy convencido de que la hemorragia se habría cortado si a ciertos desafíos sediciosos como el de las urnas de cartón o la pitada en el estadio, el Poder Ejecutivo  hubiera reaccionado sin contemplaciones, aplicando la legislación vigente en lugar de anunciar platónicamente que la legislación va a aplicarse por sí sola. Sólo así perderíamos los españoles que no nos avergonzamos de serlo la sensación incómoda de que la democracia no es más que una espada de Damocles sobre la existencia histórica de la nación española.
    Ojalá que los “intelectuales orgánicos” acudan a la llamada y propongan soluciones tan audaces como “exigir” el cumplimiento terminante de la Constitución y las leyes penales a ver si se acaba de una vez por todas con las amenazas a la unidad nacional y se impide que al Jefe del Estado se le tome por el pito del sereno.
                                             
    Decía Carl Schmitt que un camello es un caballo hecho por un parlamento.  La Constitución de 1978 es uno de esos camellos, cuya joroba más llamativa es el Título VIII, que no ha dejado de enconársele en cada campaña electoral. Eso pasa porque esa joroba, más que joroba, es un absceso con trazas de tumor maligno que está pidiendo a gritos una intervención quirúrgica.  La coyuntura no puede ser más favorable, pues los nubarrones que se avecinan han dado pie a la clase política, advenedizos inclusive, para pedir la reforma de la Carta Magna, y ninguna reforma más urgente que la extirpación de esa joroba cancerosa antes de que haya metástasis.
    Otros habrá con otras prioridades, según que lo que se quiera sea la unidad de España o su descuartizamiento. Lo que sea, habrá que hacerlo a escape, antes de que a algún político nefelibata se le ocurra abrir en canal la Ley de Leyes para luego mandarla al trastero de las Cortes a hacer compañía a las Leyes Fundamentales del Régimen anterior.



Friday, August 21, 2015

A born actress

Sally plays the Clown in Twelfth Night, Act I. Sc.III by W. S.


Wednesday, August 12, 2015

La damnatio memoriae y els cèntims


TRIBUNA

La damnatio memoriae y els cèntims

Es posible poner coto, no a la corrupción, sino a su castigo, que es tan selectivo como la “memoria histórica”.
Aquilino Duque


No me fue muy grato, lo confieso, ver el busto del Rey Juan Carlos, que presidía un salón del Ayuntamiento de Barcelona, dentro de una caja de cartón rumbo a lo desconocido, como tampoco me lo fue ver el cadalso mecánico manejado por verdugos encapuchados que a altas horas de la noche levantaba la estatua ecuestre del Caudillo de su pedestal en la madrileña plaza de San Juan de la Cruz.  Ese levantamiento con nocturnidad y alevosía fue la guinda que coronó el homenaje tributado esa misma noche al siniestro personaje con cuya amistad se honró el monarca decapitado en efigie, de suerte que era inevitable reflexionar que “donde las dan, las toman”.  La damnatio memoriae, por mal nombre "memoria histórica", suele tener un alcance mayor del que piensan los que la imponen, o los que la refrendan.  Ya se encargan las nuevas promociones de "indignados" de mantener vivo y amenazante el fuego sagrado del rencor.  De éstos no puede decirse que sean incoherentes y, si se salen con la suya, no va a quedar títere con cabeza, por muy coronada que esté.
La soltura con que se archivan ciertos casos de corrupción hace pensar a los demócratas que puede hacerse lo mismo con la damnatio memoriae, pero una vez en marcha la máquina del tiempo, es incalculable hasta dónde puede llegar.  Un superviviente de aquel  albondigón político llamado UCD, tan mal trabado que se desmoronó por sí solo, ponía a uno de los beneficiarios del desmoronamiento, el fraygerundivo alcalde de Madrid Tierno Galván, como ejemplo admirable de enérgica mesura en la implacable limpieza del callejero urbano de referencias al llamado "régimen anterior", para afear así los modales democráticos con que los "jóvenes turcos" de la nueva alcaldesa septuagenaria volvían sobre un callejero que al parecer la llamada "casta" no dejó tan limpio como debiera.  Y eso que en Madrid aún no se ha llegado a los extremos de  Barcelona, donde antes de lo del busto regio,  se le retirara la honorabilitat al anterior President,  aunque por fortuna para él y para los suyos, nadie hable ya de esa fruslería dels cèntims. Por cierto, en una lista de juicios negativos sobre el "régimen anterior" por antonomasia, se puede leer con estupor de propios y extraños el siguiente del antedicho ex Molt Honorable cuando aún lo era y no sé si antes, mientras o después del  affaire  Banca Catalana: el general Franco (...) ha elegido como instrumento de gobierno la corrupción. Sabe que un país podrido es fácil de dominar...el Régimen procura que todo el mundo se ensucie las manos y esté comprometido...
Nadie con más autoridad que él para pontificar sobre el tema. En Estados Unidos, donde existe al respecto una considerable jurisprudencia, ante una salida semejante de “pata de banco”, como decimos en el Principado, se le dice al que sea: Speak for yourself, George.  Y  así,  cuando George, o sea Jordi, no tuvo más remedio que hacerlo en su propio Parlament, supo cortar por lo sano dando a entender a sus presuntos acusadores que si a él le pasaba algo, ellos no se iban a ir de rositas.
Siempre digo y repito que la corrupción es el lubricante de la política en general, pero en el caso de la democracia es el combustible, por no decir el riego sanguíneo. La corrupción que pudiera haber en el “régimen anterior”  - asunto en que me remito a historiadores serios – se multiplicaría por diecisiete – si es que no se elevó a la decimoséptima potencia – en el actual sistema de reinos de taifa, en los que la parte del león se la llevarían, en Andalucía el “partido de los pobres” o de los “cien años de honradez”, y en Madrid y Barcelona el de “los ricos”, tan “púnicos” los castellanos como los catalanes, unos por el apellido del principal imputado, y otros por el linaje fenicio de que blasonan.  Sobre los “púnicos” de Madrid caería todo el peso de la Justicia y,  lo que es más grave, el de los juicios paralelos de los medios de confusión, en cambio los de Barcelona se beneficiarían de una misteriosa omertà.  Y es que no es lo mismo utilizar la corrupción para acabar con los de la mayoría absoluta, como se hizo con el caso Nombela para echar a la CEDA del Poder,  que respetar, por la misma “razón de Estado”,  la delicada sensibilidad “soberanista” de los delincuentes layetanos. No serían éstos los únicos “púnicos” impunes, que también en Andalucía tuvimos fenicios, y quien tuvo retuvo. Siempre vuelvo sobre unas aleccionadoras reuniones de presuntas masas encefálicas en Lisboa y Salamanca, ahora para evocar que un joven andalucista con futuro municipal llegó a abogar por una “cultura cartaginesa” frente a la opresión de la “cultura romana”, A lo que voy es que, a la vista de los casos expuestos, se ve que es posible poner coto, no a la corrupción, sino a su castigo, que es tan selectivo como la “memoria histórica”, pero no por eso hay que olvidar que ésta puede salirse de madre, y por la misma regla de tres que se le quita una calle a Manolete por haberle brindado la muerte de un toro al “dictador”,  qué no le pueden quitar al que recibió de sus manos nada menos que un Reino.  

Los de la “mayoría absoluta” por cierto van camino de perderla y de poco les sirvió apelar al voto del miedo y confiar en la inercia del bipartidismo, ya que, a mi juicio, una parte de sus votantes, entre los que alguna vez me conté, los apoyaba por razones que nada tenían que ver con la economía: en mi caso con la esperanza de acometer en serio la reforma de la enseñanza, la de despolitizar en lo posible el poder judicial, la de cambiar el sistema electoral, la de meter en cintura a las autonomías y la de derogar la infame ley llamada de la “memoria histórica”. Es más; yo estoy convencido de que la hemorragia se habría cortado si a ciertos desafíos sediciosos como el de las urnas de cartón o la pitada en el estadio, el Poder Ejecutivo hubiera reaccionado sin contemplaciones, aplicando la legislación vigente en lugar de anunciar platónicamente que la legislación va a aplicarse por sí sola. Sólo así perderíamos los españoles que no nos avergonzamos de serlo la sensación incómoda de que la democracia no es más que una espada de Damocles sobre la existencia histórica de la nación española. 

Tuesday, August 04, 2015